jueves, 12 de julio de 2018

Caminando hacia la Cuarta Dimensión: ¿Qué misterios nos aguarda el Universo?

La ciencia y la física/mecánica cuántica nos ha dado a conocer desde tiempos no tan remotos, la existencia de múltiples dimensiones y realidades, dando a paso a nuevas teorías y campos abiertos a nuevas investigaciones con estas ciencias, tales como investigaciones y descubrimientos con la gravedad, análisis de partículas, descubrimientos de algunas de éstas, y una amplia gama de hipótesis de carácter cuántico como la teoría de los Multiversos.

Esta vez, de descubrimientos muy recientes, tenemos el camino abierto a uno de los misterios y preguntas “del millón” en el siglo XXI: ¿Qué es la Cuarta Dimensión? ¿Qué podemos encontrar en ella? ¿Qué aspecto tiene? ¿Cómo sería vivir en ella?.
Más importante aún, que nos hace apresurarnos un poco antes de entender nuestra tercera dimensión, es justamente entender nuestras 3 dimensiones (y la cero) conocidas para dar el salto y entender esta cuarta. Para ello, explicaré de manera muy sencilla y resumida cómo se describen las primeras cuatro dimensiones según las ciencias y filosofías. Antes de comenzar, les quiero decir que se tomen el tiempo y las leídas que sean requeridas para comprender un párrafo de este tema, ya que muchas explicaciones pueden parecer complicadas, por lo que me he tomado el tiempo de explicar las cosas de manera sencilla y concreta.

Dimensión Cero:
En esta dimensión puede localizarse un punto, una idea, un vértice en medio en un vacío adimensional(Que no posee dimensiones absolutas). Esta idea de la “Dimensión Cero” es frecuentemente catalogada como un pensamiento meramente filosófico, pero con un sentido congruente a las ciencias cuánticas.

Primera Dimensión:
Esta dimensión es totalmente elemental y explícita en el concepto de “recta”. Estas rectas unidimensionales solamente poseen longitud, aún no se constituyen de un ancho, ni mucho menos de una altura o profundidad. Puede considerarse como una linea en el espacio.

Segunda Dimensión:
Esta dimensión es un poco más compleja de lo que puede parecer puesto que interactuamos con ella todos los días en la nuestra. Esta dimensión contiene figuras planas de todo tipo; regulares, irregulares y dibujos tridimensionales aún poseen características bi-dimensionales. Estas figuras tienen largo y ancho, direcciones atrás-adelante, ejes “X” y “Y” como en un plano cartesiano.

Tercera Dimensión:
Esta dimensión, aunque nosotros la experimentemos día a día y vivamos en ella, constituye de más explicación que la que regularmente tenemos bajo nuestra percepción intuitiva. Según la física y mecánica cuántica, la tercera dimensión son planos como en la segunda y no es del todo “tridimensional”, inclusive no podemos verla. Esto se debe a que vivimos en un entrelazamiento con las demás dimensiones, haciendo una pequeña entrada a la cuarta. Los físicos han llamado “Planck” a las unidades más minúsculas que se pueden medir según la situación y el objeto a investigar, siendo en este caso el tiempo y el espacio. Los planos que podemos ver en nuestra dimensión son medidos en Cronones y cada uno dura 5.3910×1044 segundos. O sea, 0,000 000 000 000 000 000 000 000 000 000 000 000 000 000 053 910 segundos.
Se podría decir que vivimos y vemos el universo en pequeñas “pausas” que duran el valor antes mencionado, habiendo una separación minúscula entre la vida en moción. Como si se tratase de una cámara a alta velocidad, vemos el universo cuadro por cuadro, aunque nosotros seamos incapaces de percibirlo. En nuestra dimensión, por otra parte, físicamente ahora poseemos las direcciones derecha-izquierda, enfrente-atrás, arriba-abajo (Ejes X, Y, Z).

Cuarta Dimensión:
Ahora, que hemos comprendido las primeras tres (y la cero) dimensiones, podemos dar el salto a la cuarta. A través de documentales, vídeos, películas y artículos de ciencia, hemos visto y nos han contado que una cuarta dimensión consta principalmente no de dirección, sino de duración; en otras palabras, trata del Tiempo. Pero analicemos bien qué quieren decirnos con esto. Entre los años de 1915 y 1916, Albert Einstein publicó lo que sería su famosísima “Teoría de la Relatividad”, donde nos habla de que el tiempo es relativo.
Cuando entendemos que el tiempo es relativo, entendemos que el tiempo no existe del todo, sino que depende de factores como la velocidad de un objeto y la gravedad (fuerza de atracción) de los objetos de masa de proporciones inmensas como el Sol o la Luna con respecto a otro cuerpo. En el factor de la velocidad se puede dar cabida a la velocidad de la Luz como referencia. La velocidad luz es de aproximadamente 300,000 kilómetros por segundo, lo que significa que le toma a la luz que vemos, ese tiempo en viajar del objeto a nuestros ojos para que podamos percibirlo.
De esta manera podemos concluir que cada que vemos el cielo a las estrellas, estamos presenciando un pequeño “viaje en el tiempo”, ya que inclusive algunas estrellas se localizan a años luz de distancia, lo cual significa que esa estrella posiblemente haya cambiado su color (ejemplo) en el momento que la observamos y aun así le tomaría a la luz un año en mostrarnos que la estrella ha cambiado su color un año atrás. (CONTINUARA)

La Frase:

“… Cada paso que des debe ser una oración. Y si cada paso que das es una oración,entonces siempre vas a caminar de una manera sagrada…”. Hombre Santo Sioux Oglala

Según investigadores existe un continente debajo de la Antártida que nos fue ocultado

La Antártida es el quinto continente más grande del mundo.
El continente más austral de la Tierra.
Y tal vez el más misterioso.
Apenas es tocado por los humanos, con una población de sólo unos pocos miles de investigadores que han establecido bases científicas
Los valientes que tuvieron el valor de visitar este lugar han sido recompensados con un paisaje impresionante y una experiencia única.
Pero recientemente descubrimos que todo lo que sabemos de la Antártida puede ser falso.
O muy incompleto
De acuerdo con científicos rusos, la verdad sobre la Antártida ha sido guardada como Alto Secreto por el gobierno de los Estados Unidos de América y el gobierno de Rusia.
Hasta ahora.
Recientemente, investigadores soviéticos han echado a correr la información de que hay otro continente escondido bajo el hielo en la Antártida.
Parece ser que una civilización antigua ha estado escondida bajo el hielo por muchos siglos.
Pero por ahora atengámonos a los datos:
A principios de los noventa, los trabajadores de la Estación de Investigación de Vostok encontraron cientos y cientos de lagos de lo que aparenta ser agua dulce debajo del continente austral.
Lo sorprendente es que el agua de estos de estos lagos ocultos durante millones de años, no se encuentra congelada.
A estos científicos les llevó 10 años perforar el hielo para llegar al lago más grande que hay debajo.
Se ha instalado un ascensor en el hoyo y se ha llevado a un equipo de 8 personas al mundo subterráneo de la Antártida.
Otra de las revelaciones que han impactado la opinión pública es la siguiente:
El doctor Anton Padalka afirma que formó parte de una expedición científica rusa a un lago subterráneo en el Ártico que descubrió la aterradora criatura, conocida como Organismo 46-B, similar a un pulpo pero con extrañas y peligrosas particularidades.
Pero es posible que en las profundidades del helado desierto de la Antártida se esconda uno de los misterios más grandes del planeta.
Fuente: m.vs.bles.com

martes, 3 de julio de 2018

Científico afirma haber decodificado los mensajes en círculos de cultivo

Hoy te presentamos una singular investigación realizada por un biólogo molecular con un doctorado en Química del Instituto de Tecnología de California (Calthech).
Se trata del Dr. Horace Drew, quien asegura que ha logrado decodificar los círculos de cultivo y que muchos de ellos contienen mensajes de extraterrestres y de humanos viajeros en el tiempo.
Drew, quien trabaja para la Organización de Investigación Científica e Industrial de la Commonwealth (CSIRO), estudia los círculos de cultivos hace 20 años. Afirma que algunos son engaños, pero muchos otros no lo son, y que es capaz de distinguir entre los círculos de cultivo hechos por el hombre (por los humanos de hoy) y los hechos por los extraterrestres y los viajeros de tiempo.
Después de estudiarlos in situ, Drew determinó que los círculos contienen una forma avanzada de codificación binaria.

Lo sorprendente es que aparentemente ha podido decodificar algunos de los mensajes:
Mucho dolor pero aún hay tiempo.
Creer.
Hay bien por ahí.
Cuidado con los portadores de dones falsos y sus promesas rotas.
Nos oponemos al engaño.
Conducto cerrado.

Interesante, ¿verdad?
Y algo inquietante, además.
De acuerdo con Drew, estos mensajes son de dos tipos:
– Los de los extraterrestres:
Consisten en saludos de una civilización avanzada que nos miran como miramos a los animales.
El código binario es una forma simple de comunicación, como nuestros silbidos o burbujas son para los delfines.
–Los círculos de cosecha hechos por los viajeros del tiempo del futuro:
Estos mensajes, ni siquiera son para nosotros, dice Drew.
Piensa que son marcadores para ayudarles a identificar períodos de tiempo, pero no sabe lo suficiente sobre la física del tiempo espacial para decodificar los mensajes.
Fuente: m.vs.bles.com

Los árboles sagrados de África se mueren y se desconoce la causa

Un grupo de científicos de la Universidad Babes-Bolyai opinó que la extinción de los baobabs puede darse por contaminación
La mayoría de los baobabs más viejos de África se están muriendo desde hace una década, advirtieron este lunes los investigadores que barajan como causa el cambio climático.

"Es chocante y espectacular asistir a lo largo de nuestra vida a una desaparición de tantos árboles de edades milenarias", explicó a la AFP Adrian Patrut, de la Universidad Babes-Bolyai de Rumania y coautor del estudio publicado en la revista Nature Plants.

"En el transcurso de la segunda mitad del siglo XIX, los grandes baobabs de África austral empezaron a morir, pero desde hace 10-15 años, su desaparición aumentó rápidamente a causa de temperaturas muy elevadas y de la sequía", según este investigador.

Con edades comprendidas entre 1.100 y 2.500 años, el baobab, de tronco macizo coronado por ramas que parecen raíces, es una de las siluetas más emblemáticas de las sabanas áridas, reconocibles a varios km a la redonda.

Pero a lo largo de los últimos 12 años, nueve de los 13 ejemplares más viejos murieron total o parcialmente, según el estudio.

Entre estos, tres árboles simbólicos: Panke, en Zimbabue, el baobab más viejo con 2.450 años; el árbol de Platland de Sudáfrica, uno de los más grandes del mundo con un tronco de más de 10 metros de diámetro, y el célebre baobab Chapman de Botsuana, en el que Livingstone grabó sus iniciales y considerado monumento nacional.

"Estas muertes no fueron causadas por una epidemia", afirman los autores que sugieren que el cambio climático podría afectar la capacidad del baobab para sobrevivir, si bien "serán necesarias otras investigaciones para apoyar o rechazar esta hipótesis".

Pero "la región en la que murieron los milenarios baobabs es una en las que el calentamiento se produce más rápidamente en África", según Patrut.

Los investigadores descubrieron esta situación de "una amplitud sin precedentes" cuando estudiaban estos árboles para entender sus extraordinarias medidas. Para ello, entre 2015 y 2017, examinaron más de 60 baobabs, los mayores existentes y por lo tanto los más viejos.

Recorriendo Zimbabue, Sudáfrica, Namibia, Mozambique, Botsuana y Zambia, recolectaron muestras de diferentes partes de los árboles, con las que pudieron determinar su edad.

"Los baobabs producen periódicamente troncos nuevos, así como otras especies producen ramas", según el estudio. Estos tallos o troncos, a menudo de edades diferentes, se acaban fusionando.
Pero cuando un gran número de tallos muere, el árbol se desmorona. "Antes de empezar nuestras investigaciones, habíamos sido informados de la caída del baobab Grootboom en Namibia, pero creíamos que se trataba de un evento aislado", indicó Patrut.

"La cavidad de un viejo baobab de Zimbabue es tan grande que en ella se puede albergar a casi 40 personas", subraya en su página web el parque nacional Kruger de Sudáfrica.

Durante mucho tiempo, fueron utilizados paralelamente por los exploradores y viajeros para guiarse.

Fuente: AFP

Investigación científica concluye que la humanidad está conectada por una conciencia colectiva


Una melodía colectiva generada por la acción sincronizada de nuestras mentes emerge en la data recopilada por el Global Consciousness Project, un esfuerzo de diferentes científicos que hace cuestionar el paradigma científico actual
Después de 16 años analizando minuciosamente 480 eventos globales, el Global Consciousness Project ha concluido que existe un efecto mental que puede medirse, el cual emerge consistentemente en eventos que congregan, emocionan o consternan a las masas bajo un mismo campo de significado o experiencia. Originalmente un proyecto único en su campo de la Universidad de Princeton, el GCP emitió un comunicado en el que resume su trabajo y señala que “nuestras mentes individuales, aunque únicas y diferentes, pueden también unirse a otras en una especie de sinfonía mental que por momentos se vuelve audible contra una predominante estática en el fondo”.
El GCP, dirigido por el Dr. Roger Nelson, emplea numerosos aparatos a lo largo del orbe, que realizan mediciones de “tunelaje cuántico” en búsqueda de señales de coherencia entre lo que debería de ser un ruido aleatorio. En otras palabras, el Global Consciousness Project mide la sincronicidad colectiva de manera cuantificada, “correlaciones significativas en datos aleatorios” (recordemos que para Carl Jung, la sincronicidad era una “coincidencia significativa”). Aplicando una especie de electroencefalograma planetario (o “electrogaiagrama”) en momentos cruciales de concentración de energía psíquica colectiva se cree haber observado un emergente campo de conciencia unificada, o la llamada noósfera que fervientemente pronosticara Pierre Teilhard de Chardin.
Durante las mediciones de evento, el GCP mide fluctuaciones de información (200 bits) cada segundo en 118 aparatos (REGs, Random Event Generators) repartidos por todo el mundo. Esto es equivalente a que cada segundo, en cada una de estas cajas negras o REGs repartidas por todo el mundo, se lanzan 200 volados (una simulación electrónica de lanzar monedas al aire traducidas en datos binarios, bits). Según la ley de la probabilidad, de 200 volados, 100 deberían de caer cara y 100 cruz (o, lo que es lo mismo: 100 0s y 100 1s). Sin embargo se han encontrado patrones significativos en los resultados, correlacionados con eventos de importancia global, lo cual sugiere que en ciertos momentos la conciencia global del planeta interfiere en los resultados, focalizándose y creando mayor coherencia. Durante momentos de crisis, pánico o celebración es como si la conciencia y la atención del planeta se inscribieran sobre un lienzo y empezaran a dibujar signos coherentes.
Después de 16 años y 480 eventos medidos, los patrones de coherencia que han sido cuantificados consistentemente tienen una probabilidad de haber ocurrido de 1 en 1 billón, lo cual hace estas mediciones estadísticamente significativas y merecedoras de la consideración científica como una hipótesis que ha sido comprobada. Lo que hace especialmente importante al GCP es que su método es científicamente sólido, al igual que sus credenciales académicas y, bien visto su trabajo, debe de hacernos reconsiderar el paradigma científico actual en el que se presta poca atención a la investigación psi o noética.
“Realmente la conciencia afecta al mundo, correlaciones inesperadas se muestran en nuestras redes de aparatos aleatorios. Algo sucede, y la conclusión más probable es que en un nivel profundo oculto hay una interconexión de conciencias entre personas a lo largo del planeta” señala Roger Nelson. “Los seres humanos simplemente no son islas separadas de conciencia”. Una vez identificado el efecto, el poder de afectar la realidad con la mente colectiva focalizada, queda preguntarnos: ¿qué vamos a hacer con ello?
 

miércoles, 27 de junio de 2018

Científicos afirman que estamos en pleno comienzo de una Glaciación que durará 30 años

El miedo por el calentamiento global ha estado planeando sobre nuestras cabezas durante las últimas décadas debido a la gran cantidad de contaminación que genera la raza humana. Por ello los científicos han comenzado a pronosticar todo tipo de situaciones distópicas que nos empujan al mayor de los caos, con la extinción de los animales, las plantas y hasta la propia humanidad. Pero frente a esta situación tan conflictiva se nos presenta un panorama mucho más diferente a lo que muchos habían previsto.

1. Cambio climático
Los cambios de clima son una realidad a la que nuestro planeta se lleva enfrentando durante toda su existencia, dándose momentos extremos de frio y calor que dan lugar a pequeñas parcelas de tiempo en las que la temperatura se convierte en bastante estable como para cobijar las diferentes formas de vida, como la que vivimos en la actualidad. Por desgracia esta época podría estar cerca de terminarse. Y la clave comenzaría en el año 2021. Una miniglaciación podría comenzar en menos de 3 años.
2. Contaminación y efecto invernadero
La contaminación fue el efecto menos deseado de la proliferación de la industria en todo el mundo. Grandes cantidades de dióxido de carbono fueron arrojadas a la atmósfera a partir de la combustión de materiales empleados como energía, mientras que nuestro planeta no contaba con los medios para poder transformarla de nuevo en Oxígeno para respirar y alimento para las propias plantas. Por ello se creó una capa de este venenoso gas que bloqueaba los rayos y los hacía volver a nosotros, aumentando la temperatura.
3. Miedo al calentamiento
El calentamiento global tiene como consecuencias directas la desaparición de las mayores reservas de agua dulce del planeta en los polos, que actúan a su vez como estabilizadores del clima. Su fundición también habría provocado que algunas especies de animales, como los osos polares, hubiesen tenido que emigrar hacia el sur, ya que no tendrían suficiente espacio para vivir, así como presas con las que alimentarse. Pero en realidad esto ha tenido un misterioso efecto secundario. Cuando creíamos que todo estaba perdido, el planeta nos dio una pequeña tregua.
4. Grandes glaciaciones
A lo largo de la historia de nuestro planeta se han sucedido diferentes épocas conocidas como glaciaciones, en las que la temperatura media de todo el globo descendía tanto que esta literalmente cubierto de una espesa capa de hielo. Eso no solo era debido a la propia Tierra, sino que tenía una influencia directa con el Sol, ya que este tendría una actividad mucho menor. Pero aunque la última finalizó hace aproximadamente 12.000 años, ahora podría estar planeando otra y bien pronto
5. Periodo interglaciar
En estos momentos, la época que nos toca vivir se llama Holoceno y es catalogado como una etapa interglacial, o sea, entre dos épocas glaciales. No se sabe con certeza cuándo podría volver a comenzar otro período de tiempo similar, pero sí se ha calculado el momento en el que se podría dar uno mucho más breve conocido como miniglaciación. En concreto esto podría suceder para el año 2021, a tan solo 3 años de la actualidad. Por ello ha comenzado a cundir el pánico. Los efectos de este cambio se han visto ya en Estados Unidos
6. Miniglaciación
A pesar de que no es un proceso de miles de años, la Tierra sufre pequeños periodos en los que la temperatura general desciende y se producen heladas generalizadas. Algunas de las más famosas nos dejaron imágenes como el río Támesis, de Londres, completamente congelado hasta en siete ocasiones entre los siglos XVIII y XIX. Adicionalmente, debido a la falta de medios, muchas personas perecieron debido al frío, así como animales que no pudieron adaptarse y hasta gran cantidad de vegetación.
7. Efecto de la siguiente miniglaciación
La próxima miniglaciación podría estar paliada, paradojicamente, por el propio efecto invernadero. Pero a pesar de ello también podría ser la causa de millones de muertos en todo el mundo. La falta de recursos en algunas regiones, así como la pobreza extrema, podría ser un desencadenante para una reducción de la población sin medios para subsistir. Esta sería la parte más amarga y negativa, aunque también daría un lado positivo para el propio planeta. A pesar de que la catástrofe sería grande, las consecuencias podrían salvarnos.
8. La salvación del cambio climático
Una de las ventajas de este proceso de cambio climático es el hecho de que nuestro planeta lograría contener las consecuencias del sobrecalentamiento provocado por el efecto invernadero. Gracias a esto se podrían volver a recuperar las zonas devastadas de los polos y se lograría reequilibrar los ecosistemas que estaban en riesgo de desaparecer. Según la científica Valentina Zharkova, de la Universidad de Northumbria, esto nos daría un auténtico respiro para poder solucionar los problemas de la contaminación.
9. Frío durante los próximos 30 años
Si las predicciones se cumplen, la Tierra viviría en esta época de frío durante los próximos 30 años. Aunque para la escala de tiempo humana esto supondría un periodo demasiado largo, en cuanto al cambio de comportamiento de la sociedad se considera tan breve que posiblemente no diese tiempo a que cambiara. Sea como fuese, lo mejor será que vayamos preparándonos para el frío que ya ha comenzado a sacudir a Estados Unidos con temperaturas de hasta 70 grados bajo cero en algunas regiones.
Bioguia.es

sábado, 23 de junio de 2018

"Un ser humano es parte de un todo, llamado por nosotros el “universo”, una parte limitada en tiempo y espacio. Se experimenta a sí mismo, a sus pensamientos y sentimientos, como algo separado del resto, una especie de ilusión óptica de su conciencia. Este engaño es una especie de prisión para nosotros, restringiéndonos a nuestros deseos personales y afecto por algunas personas cercanas a nosotros. Nuestra tarea debe ser liberarnos de esta prisión ampliando nuestro círculo de compasión para abrazar a todas las criaturas vivientes y a toda la naturaleza en su belleza."
Ramana Maharshi